Hacienda El Triunfo | Todoboda.com
< Volver a la búsqueda

Servicios destacados

Sin alojamiento Sin alojamiento
No permite catering externo No permite catering externo
Ofrece el servicio Cocina propia Cocina propia
Menú sin tarta de boda Menú sin tarta de boda
Ofrece el servicio Barra libre Barra libre
Ofrece el servicio Sin límite de horario Sin límite de horario
No accesible No accesible
Sin aparcamiento Sin aparcamiento

Información sobre Hacienda El Triunfo

Y en su centro, la belleza tradicional, serena y calida, de la Hacienda "El Triunfo".

Equidistante casi de Espartinas y Sanlúcar la Mayor como de Umbrete y Villanueva del Ariscal, en el corazón mismo de la alta y rica tierra que la antiguedad nombróem>huerta de Hércules, la Hacienda "El Triunfo" se alza sobre los campos junto al conjunto histórico-artítstico del Convento y Hacienda de Loreto, completando una de las estampas más representativas de la arquitectura, modos de vida y labores de esta comarca sevillana.

El ámbito de la Hacienda "El Triunfo" acoge ya desde la singular portada que nos recibe al pie de la antigua carretera nacional Sevilla-Huelva (en el km. 14, frente al ramal de Umbrete), ofreciendo el verdor de los naranjales a un lado, la monumentalidad del conjunto de Loreto a otro, y al fondo la forma airosa de la hacienda contra el cielo. Luego, en el interior, son la sencillez y elegancia clásicamente sevillanas de edificios y espacios, el encendido paisaje de campos, merendero y caminos de tierra, los que acaban por envolvernos en un ámbito de natural cordialidad y discreta eficacia.

Tras la vivienda familiar de "El Triunfo", con numerosas dependencias y dos azoteas entre su planta baja y la principal, una fresca terraza apergolada, salpicada aquí o allá del vivo color de las macetas, da paso al recoleto jardín andaluz donde árboles frutales, bancos, fuentes y galerías componen un escenario abierto de gratisima estancia.

Y más allá, culminando la Hacienda "El Triunfo" por un norte otra vez de campos en silencio, los renovados espacios que un día fueron de labores agrícola e industrial y hoy ensanchan las posibilidades para la contemplación y el disfrute: el patio empedrado, el pozo y la veleta; el lagar con prensa y las tinajas a ras de suelo; la báscula y los cobertizos; la magnífica bodega, al fin, como un misterio desvelado por la delgada luz que se tiende sobre el fulgor de su penumbra.