Hotel Ferrero | Todoboda.com
< Volver a la búsqueda

Servicios destacados

Sin cocina propia Sin cocina propia
Sin barra libre Sin barra libre
Sin aparcamiento Sin aparcamiento

Información sobre Hotel Ferrero

El hotel Ferrero, situado a los pies de la valenciana sierra de Mariola y propiedad del tenista Juan Carlos Ferrero, es una lección de diseño contemporáneo y high class. Un mundo alejado del bullicio para que te dejes seducir con todos los sentidos.MÁXIMO RELAX EN EL EXTERIOR Una parcela verde de 120.000 m2, donde el diseño del siglo XXI se integra de maravilla en la naturaleza. En torno a la piscina, un interiorismo de diez con camas para dormir la siesta y tumbonas, todo de la firma Gandía Blasc.

Fuera de la pista, seguro que la apertura del hotel Ferrero ha sido uno de los match points más emocionantes en la vida del joven tenista valenciano Juan Carlos Ferrero. Quiso arriesgar, jugó... y ganó. Lo acoge una masía del siglo XIX, totalmente rehabilitada por el arquitecto Luis Sendra. Y, tras la imponente fachada azul, encontramos el proyecto de interiorismo de Carlos Serra y el equipo de su tienda y estudio, Mercader de Indias. Una propuesta atrevida y de lo más actual, con diseños sobrios y donde se ha utilizado el color para crear contrastes y ambientes exclusivos. Tanto es así que cada una de las doce suites con las que cuenta el establecimiento presentan un aspecto diferente en cuanto a los acabados y el mobiliario, aunque todas bajo una línea muy sofisticada y moderna. De los espacios comunes te va a encantar la biblioteca, que se transforma a veces en el restaurante asiático Goku. También el chill out, junto a los salones, rodeado de sillones negros con mucho fondo para estar cómodo mientras tomas una copa. Pero quizás la elegancia más luxury se localiza en su restaurante Gavara, donde la chef reinventa la cocina valenciana e internacional con productos de temporada. Además, elabora fantásticos menús degustación Gourmet, que va modificando a menudo. Todo servido en una espléndida vajilla de Limoges y regado con exquisitos vinos nacionales y extranjeros –la bodega, a la altura de los más exigentes enólogos–. Por supuesto, nos queda citar las zonas de relax: un sobrio spa y nada menos que 120.000 m2 de parcela repartida en jardines cuidadísimos, un área pavimentada rodeando la piscina –no puedes perderte una siesta en una de sus camas con dosel– y, además, pistas de tenis y paddle, como era de esperar.InstalacionesSpa, gimnasio, piscina y dos restaurantes: Gavara,de cocina creativa y regional -no te pierdas sus arroces-, y Goku, asiático.