Restaurante Brisa Marina | Todoboda.com
< Volver a la búsqueda

Servicios destacados

Sin alojamiento Sin alojamiento
No permite catering externo No permite catering externo
Sin cocina propia Sin cocina propia
Menú sin tarta de boda Menú sin tarta de boda
Sin barra libre Sin barra libre
Ofrece el servicio Sin límite de horario Sin límite de horario
No accesible No accesible
Sin aparcamiento Sin aparcamiento

Información sobre Restaurante Brisa Marina

Tenemos una amplica variedad de cocina internacional, nacional y por supuesto tradicional local. Fundado en Julio de 1987, se construyó este local sobre las paredes de una antigua vivienda de pescadores. La colosal transformación arquitectónica de la zona, realizada pocas décadas atrás, queda patente en una fotografía que se exhibe en la magnífica terraza del local, donde docenas de comensales se dan cita cada día para disfrutar de una atmósfera relajada que se asocia, por el estilo del inmueble y las brisas marinas, a lugares caribeños. Al frente del restaurante desde 1987 esta Juan "El Majorero", como cariñosamente se le conoce en la zona. Su tesón y su buen hacer, ha hecho de este establecimiento uno de los más visitados, tanto por los residentes en Lanzarote como por sus incondicionales turistas, que año tras año, quieren disfrutar de las puestas de sol que les brinda la isla, desde su magnifica terraza. Playa Blanca fue antaño un pueblecito de pescadores levantado a orillas del mar, acogido por sus arenas blancas y el soco de las puntas de Pechiguera y Papagayo. Durante muchos años, contó con una flota de pesca artesanal bastante numerosa, que permitió a sus habitantes comerciar con el resto de las localidades de la isla. La explosión demográfica y turística de los años 70, 80 y 90 hizo de este entrañable rincón un lugar deseado por turistas de todo el mundo. Hoy en día, cuenta con una variada oferta hotelera y floreciente entorno de servicios; bares, restaurantes, comercios y un puerto deportivo. Las playas de Papagayo con su arena blanca y el agua cristalina, se asoman por entre los acantilados. El puerto de Playa Blanca conecta varias veces al día, por vía marítima, las islas de Lanzarote y Fuerteventura.