Comunidad | Todoboda.com
×
¿Qué estás buscando?
< Volver a Comunidad

Cuando tu boda cae en un Parador de segunda

Arancha H. | 01/09/2022
Organizar una boda

Celebramos nuestra boda en el Parador de La Palma el 30.07.2022

3 semanas antes de la boda, vía mail la directora, la Sra Sneha Chablani, nos modifica las condiciones del contrato, nuevos cargos que no estaban contemplados, las fechas de los montajes, inviables e inhumanos y con costes desorbitados.

Nuestra boda coincidió con el macro concierto en La Palma Love Festival y el Parador estaba lleno de artistas. Si el hotel no se podía hacer cargo de nuestra boda fue su responsabilidad haberla aceptado. Pero no es de recibo atendernos a medias para darles prioridad a otros clientes y recibir cutreces de lo más variopintas.

-El día de la boda la escasez de personal obliga que a final de la cena los camareros se ausenten para montar la barra libre de la fiesta en el edificio contiguo por lo que no sirven ni cava para brindar con el corte de la tarta, ni los cafés contratados en el menú (después de reclamarlo nos lo abonaron).

La Sra Chablani también decide unilateralmente que, como nosotros aportamos una mesa dulce en la fiesta, ella prescinde de la bolsitas de golosinas que incluye cada menú.

-No se coge la última versión de menús, alergias e intolerancias enviada a la directora y recepción.

-Cada menú contenía 2 copas x contrato (no se especificaba nada más). 3 semanas antes de la boda la Sra Chablani nos comunica que esas 2 copas se tienen que consumir en la 1ª hora de barra libre y que después se perderán y se empieza a tarifar según ella indica (tampoco reflejado). Ante la protesta nos dice que no tiene “forma de contabilizar” la barra libre y que daría 2 tickets por persona y a las 2 horas comenzaría la barra libre como si esto fuera una discoteca o la fiesta del pueblo.

También se nos pide si la barra libre puede desmontarse un poco antes del final de la fiesta.

-Ni siquiera tiene infraestructura de tableros para una boda de 65 personas. No los tiene y punto. Una boda no se montan con mesas de cafetería cobrando el menú a 95€/pax. Finalmente los tableros restantes los aportó nuestra wedding planner. 

-Las minutas impresas en folios de poco gramaje y mal recortadas y tampoco era ninguna de las que nos había mostrado previamente.

-1er Brindis nupcial con vino blanco. Ni siquiera estaba preparado y fue solicitado por el equipo de eventos. 

-Los manteles de las mesas altas de cocktail no cubrían las patitas negras plegables. De manual de primero de hostelería. 

-El montaje de las mesas de la cena el día de la boda se había acordado que se haría a las 15.00h. La Sra Chablani no dio el visto bueno del montaje hasta pasadas las 16.30h ya que habían clientes VIP sentados allí.

El equipo de eventos llegó tarde al montaje de la Iglesia, organización y recibimiento de los invitados a la iglesia. La boda era a las 18.00h.

-La dra nos denegó también la fiesta en el espacio exterior por debajo de la piscina debido a la política del “no ruido” del Parador. Lo respetamos.

En nuestra cena cumplimos el horario, todo fue cronometrado, entrecortando la música, bajita. Cuál es nuestra sorpresa cuando la Sra Chablani permite que la cantante Nicki Nicole dé un concierto en ese mismo espacio a las 3.00 a.m.

-En su último mail sobre cómo transcurrió la boda nos dice que ha sido generosa permitiendo el montaje de la carpa de luz (después de habernos hecho incrementar los costes). También ha sido generosa con la barra libre: Total consumo - copas en menús=Facturación. Y no fundirse las copas de los menús en la 1 ª hora como pretendía. Por último, comenta que hace una excepción y en el 1er plato, “Ensalada de Langostinos”, que lleva 2 (menú de 95€) y ha puesto 5 (6 acordados en la prueba).

Llevamos las flores, mantelería, carpa de luz, el resto de tableros, decoración del cocktail y fiesta, sillas para la cena…como para no esmerarse y poner un poco de empeño. Cumplir el protocolo y hacer su trabajo y leerse detenidamente los mails. Nos confundía con otras bodas.

Los baños al lado de recepción asquerosos de vomitonas y lo que no eran, llenos de vasos del Love Festival (con los logos por eso sabemos que son de allí).

El contrato tenía una cláusula de rescisión entre el 50 y 100% y a tres semanas nos comienzan a hacer faenas y el día de la boda es un auténtico desastre.


No hemos recibido una disculpa. Lo tangible se puede descontar en factura, su mal servicio ya no se puede compensar.

Por supuesto, toda documentación, contrato, dossier, mails y fotos de lo que comento y más que me dejo en el tintero están disponibles para quien quiera verificarlo. Esto no son acusaciones gratuitas e infundadas.

Responder
Publicar respuesta

Respuestas

Todavía no hay ninguna respuesta,
¿te animas a ser la primera?
Responder