El legado que dejó Manuel Mota | Todoboda.com
×
¿Qué estás buscando?
< Volver al blog

El legado que dejó Manuel Mota

El legado que dejó Manuel Mota
Una referencia mundial en la moda nupcial

Miles de novias famosas y no famosas de España y del mundo, lucieron sus modelos. Sus colegas y amigos lo recuerdan como un genio con la aguja y una persona muy sensible, querida, sencilla y perfeccionista.  A la hora de preparar los desfiles de Pronovias, años tras años, controlaba todo con máxima seguridad; cada detalle era examinado exhaustivamente con rigurosa profesionalidad.

Una sonrisa blanca y radiante se tatuaba siempre en su rostro. Y de blanco se enriqueció y se enriquecerá siempre el mayor legado del diseñador, Manuel Mota: el traje de novia.   

El martes pasado dejó de brillar su luz en la tierra, a los 46 años con una muerte envuelta en muchas interrogantes y polémicas. El director creativo de Pronovias nació en Tarragona en 1966 y durante la mitad de su vida trabajó para la firma con la mayor ilusión de vestir a las novias.  A los 20 años, Manuel Mota se trasladaba a Madrid para estudiar diseño textil en IADE (Institución Artística de Enseñanza)  y muy pronto comenzaría su pasión por diseñar vestidos de novias y por llevar el nombre de la casa a los más altos niveles de lujo y fama. 

Carmen Martínez de Bordiú, Ariadna Artiles, Genoveva Casanova, Alejandra Prat, Charisse Verhaert,  y Astrid Klisans, se cuentan entre las mujeres a quienes el diseñador esculpió el vestido más importante de sus vidas, así como la modelo checa Hanna Soukupova y la esposa del cantante Rod Stewart, entre otras famosas.

Poco a poco Manuel Mota se fue convirtiendo en una referencia nacional e internacional, especialmente por su talento y habilidad de adaptar los vestidos de novias a las últimas tendencias, a partir de líneas y conceptos vanguardistas, que llegó incluso a sorprender a diseñadores de la talla de Valentino.

Con su aguja creó vestidos de novias que siempre rindieron un homenaje a la feminidad y a la esencia de la sencillez y funcionalidad.  No en vano, el llamado vestido camisero se convirtió en un ícono en todas sus colecciones, así como la combinación sofisticada de estilos y formas  y de materiales exquisitos.  

Hoy, entre las polémicas de su muerte y los mensajes dejado por él en tres cartas, recordamos su último desfile celebrado en mayo de 2012 en el Museo de Arte de Catalunya, que tuvo como lema:  Un jardín de sueños… Ese jardín eterno donde seguiremos recordándole como una referencia e inspiración y como un hombre que demostró siempre una gran pasión por su trabajo y por sus novias.   

Última actualización: el 14/01/2013 a las 00:00

Quizás te puede interesar: