Mi novio no quiere bailar el día de la boda, ¿Qué hago? | Todoboda.com
< Volver al blog

Mi novio no quiere bailar el día de la boda, ¿Qué hago?

Mi novio no quiere bailar el día de la boda,  ¿Qué hago?
¿Tu pareja te está dando largas para preparar el momento del baile en vuestra boda? Puede que al principio te sientas sorprendida, triste o incluso irritada con su negativa para colaborar en esta parte de la boda tan importante para ti.

Incluso puedes sentir cierta inseguridad y varias preguntas pueden rondar tu cabeza… “¿Su falta de interés por el baile quiere decir que está perdiendo ilusión por la boda?”, “¿No puede hacer este esfuerzo ya que para mí es muy importante?”...

Frena. Respira profundamente e intenta hacer un ejercicio de comprensión para entender sus motivos.

Primero de todo, hay que pensar que lo más probable es que su negativa se deba a sus propios miedos. Quizás no sepa bailar o tenga miedo a hacer el ridículo; puede que sea muy autoexigente y sea consciente de que el baile no es su fuerte; quizás no le agrade ser el centro de atención o simplemente el hecho de un baile clásico no va con su estilo…. 

Pregúntale cual es el verdadero motivo y de manera calmada y apacible intentad encontrar un momento para determinar las diferentes opciones que podéis tomar y encontrar juntos la mejor solución.

A continuación, te dejamos una serie de consejos que quizás puedan ayudaros a seleccionar la mejor alternativa.

1. Usa la psicología y ponte en su lugar

Quizás a ti tampoco te gustaría o te emocionaría realizar una actividad que se te de mal, o que no conecte contigo, o en la que creas que puedes hacer el ridículo. Así que, antes de nada, hazle sentir que lo comprendes y que entre los dos buscaréis la mejor alternativa posible.

Además, si quieres convencer a tu pareja, tienes que hacerlo por etapas. Recuerda, los humanos siempre respondemos más fácilmente a una sugerencia que a una exigencia. Si de buenas a primeras le ofreces tomar clases de baile o realizar una coreografía, estate preparada para una reacción negativa inicial, más si ya sabes que no le gusta el baile o si habíais hablado previamente de ello. 

Te recomendamos que no respondas con ira o enfado ya que introducir la idea es solo el primer paso. Muchas personas suelen molestarse cuando inmediatamente se rechaza una propuesta, lo que reduce la posibilidad de que la otra persona pueda cambiar de opinión cuando haya pensado en la solicitud más detenidamente. 

Te proponemos que pruebes con una variación del estilo: “Sé que no te sientes cómodo bailando, pero es muy importante para mí que lo intentemos y te agradecería mucho que hicieras este esfuerzo. Sé que no es fácil, pero sería una buena manera de compartir cosas nuevas e incluso podríamos llegar a pasarlo bien aprendiendo algo nuevo juntos. No hace falta que respondas enseguida, piénsalo y volvemos a hablarlo en otro momento”.


2. Pensad en opciones musicales alternativas

Normalmente, el baile nupcial suele abrirse de manera clásica, donde la novia y el novio bailan un vals y posteriormente se unen los padrinos y demás familiares sucesivamente.

Esta idea puede ser un poco anticuada y hoy en día podemos ver todo tipo de opciones para abrir el baile. Puede ser desde una canción del estilo que más os guste (ya sea pop, rock, heavy metal) hasta un baile conocido por alguna película de cine como por ejemplo Grease, Pulp Fiction, etc. 

¡Dad rienda suelta a vuestra imaginación, todas las opciones son válidas!

3. Introducir el baile en vuestra vida poco a poco

Puedes hacer que tu pareja vaya descubriendo el baile de manera sutil. 

Por ejemplo, si lo suyo es quedarse en casa delante de la videoconsola, quizás puedas comprar un videojuego de baile para jugar juntos; o empezad a ver películas donde el baile tenga protagonismo como Dirty Dancing o Shall We Dance… quien sabe, quizás le pique el gusanillo y le entren ganas de aprender.

4. Apuntaros a clases de baile

Siempre puede ser buena idea tener preparada una coreografía o preparar el baile nupcial con unos meses de anterioridad. Podéis apuntaros a clases de baile ya sea de manera privada o a clases colectivas. 

Están bastante de moda las clases de bailes latinos tipo salsa o bachata, o también las clases de lindy hop o swing. Si elegís las clases colectivas, seguramente acabéis conociendo a gente maja y hasta incluso, puede que más adelante os animéis a seguir bailando y ampliéis vuestro círculo de amigos.

Además, al ir a clases, los chicos suelen empezar a ver que no se les da tan mal como ellos pensaban, simplemente es que nadie les había enseñado y esto suele ser motivador, sobre todo para ganar confianza y comodidad.

Otra opción para aquellos que disponéis de menos tiempo o menor presupuesto pueden ser los tutoriales de baile que se ofrecen en plataformas digitales tipo YouTube de manera gratuita. Y también es una buena manera para ir probando diferentes estilos de baile hasta que encontréis el vuestro, con el que os sintáis más cómodos.


5. Evitad ser el foco de atención

Si, aun así, después de todo el baile se le resiste a tu pareja… Siempre os queda la opción de reducir al mínimo tiempo de baile a solas e introducid a otras parejas aliadas para que se pongan a bailar a vuestro alrededor en pocos minutos. 

De esta manera alejaréis las miradas excesivas y sí evitaréis que el novio pase el mal trago de la mejor forma posible. Otra opción también puede ser idear una coreografía conjunta con vuestros amigos o familiares más cercanos, logrando así mismo objetivo.

Última actualización: el 19/04/2022 a las 22:56

Quizás te puede interesar: