Iniciar sesión


Niños en bodas

Jueves, 24 Enero 2019
Valora este artículo
(0 votos)

Salvo excepciones, normal es que los más pequeños de casa sigan formando parte de este bonito día y disfruten casi tanto como los novios del día de la boda. Quizá a los novios les pueda preocupar el hecho de que estos mini invitados se porten mal durante la ceremonia y banquete y acaben de estropear la ceremonia. Pero nada más lejos de la realidad, hoy en día encontramos multitud de ideas para entretenerles y que sea muy divertido tener niños en bodas. 

La mesa de los más pequeños debe ser diferente y hay que poner mucho mimo a la hora de decorarla. Ya sabemos que a los niños les gusta especialmente todo lo que tenga color, formas o, incluso movimientos. Así, y empezando por su vajilla, lo ideal es que esta sea de colores muy llamativos y divertidos e incluso con motivos de sus dibujos favoritos. Unos platos que deben ir acompañados de cubiertos específicos para su edad, para evitar peligros, pero no por ello que no tengan un toque simpático. ¡Que jueguen todo lo que quieran con vasos o cucharas! Además, olvídate de poner un mantel de tela que puede acabar pintado o roto...lo mejor es poner un papel donde los niños puedan colorear y hacer sus dibujos sin riesgo a ser regañados. Coloca botes con pinturas, globos, piñatas, pizarras, plastilina, serpentinas, pajitas de colores o flores de cartulinas. E incluso puedes hacer mesas temáticas con sus personajes Disney. Todo vale. El límite lo marca tu imaginación. 

Además, de esos centros de mesa un tanto especiales y diferentes, no te olvides de dar a cada niño en forma de obsequio o detalle una cajita para jugar y entretenerse; y personalizado con el nombre de cada uno de ellos. Divertidos kits donde pueden encontrar papeles y pinturas para hacer un dibujo de los novios, pequeños juegos de bolsillo, muñecos, pegatinas, pompas de jabón y, un día es un día, alguna chocolatina o piruleta por eso de que es un día festivo y no pasa nada por endulzarnos un poco.

La comida de los niños siempre deberá ser elegida por los padres, pero salvo casos de niños muy pequeños o con ciertas intolerancias, el menú infantil no suele parecerse mucho al catering que degustarán los adultos de la boda. Aprovecha esas dosis de diversión e imaginación para colocar los alimentos de tal manera que les despierte la curiosidad por comer. Formas divertidas, sabores chispeantes o colores que llamen la atención. ¡Les encantará! Y si se han portado bien y no han dejado nada en el plato, es bueno concederles un pequeño capricho en forma de fuente de chocolate, palomitas, helados o incluso tartas y galletas dispuestas a modo de candy bar para los más pequeños.

1f564c5bc8a81d25075a1f99835dd1db

63f0c530edd6e7ab110e24c6990c24fc

bab8d44bf8df5521d68897b9fd78f8dc

57970fd261aae78af64849c7d06bce14

 

Visto 320 veces Modificado por última vez en Jueves, 24 Enero 2019 15:08