Me caso, no me caso | Todoboda.com
×
¿Qué estás buscando?
< Volver al blog

Me caso, no me caso

Me caso, no me caso
Los interrogantes necesarios antes de dar el sí

Mareos, temblores, dolor de estómago o terribles jaquecas… Múltiples son las expresiones para una única interpretación. Muchas son las dudas que una pareja tiene antes de su boda… Interrogantes que en ocasiones parecen ser más que comunes.

Estas dudas casi existenciales son normales y generalmente están ligadas a aspectos económicos y sentimentales. Mientras que al sexo femenino le preocupan aspectos relacionados con la fidelidad, el comportamiento de su pareja o la duración del amor, a los chicos les trae de cabeza los asuntos económicos y financieros en su mayoría. Este hecho se acrecienta en una situación de crisis monetaria, como la que actualmente todos atravesamos afirman de manera constante psicólogos y economistas.



Cuestión de sentimientos
Nada mejor que el diálogo para poner fin a las dudas. A través de las palabras, una comunicación fluida, así como una dosis extra de paciencia y buena voluntad conseguiréis aclarar diferentes aspectos.

- Ambos debéis tener claro con qué tipo de persona deseáis compartir vuestra vida: características y cualidades, metas personales y profesionales, creencias, carácter, autenticidad y hobbies…

- Debéis estar seguros de que la idea de matrimonio no ha sido precipitada, ni llevada a cabo bajo los efectos de la presión. El matrimonio debe ser una decisión voluntaria y no impuesta.

- Debéis ser conscientes de que os casáis bajo un esquema de vida realista y siempre común.

- Por último, y no por ello menos importante, debéis sentir que vuestro amor no es una mera pasión, sino un amor profundo y estable, basado en el respeto, el cariño mutuo y la admiración.

Sentimentalmente hablando, la confianza es un pilar base de toda relación. La unión matrimonial no implica que cada uno pierda sus espacios, sino que por el contrario, compartan momentos, siempre conscientes de sus debilidades y fortalezas.




Factores económicos
Fiscalmente también existen factores determinantes a la hora de optar por vivir en pareja o apostar por contraer matrimonio. En relación al impuesto de la renta de las personas físicas existe una discriminación favorable para las parejas casadas frente a las parejas de hecho. Los matrimonios tienen la posibilidad de efectuar la declaración de la renta de manera conjunta. Hecho que influye positivamente en el ahorro anual máximo de un matrimonio.

En relación al resto de figuras impositivas, como el impuesto de sucesiones y donaciones el hecho de estar casado o ser pareja no tiene ninguna incidencia fiscal ya que el nuevo Código Civil equipara la figura del matrimonio a la de las parejas de hecho.

Queda patente que los tiempos han cambiado y las parejas que hoy en día se casan lo hacen más allá de lo social del acontecimiento. En la actualidad muchas de las parejas que deciden casarse lo hacen por sus propios medios, ajustándose a presupuestos limitados. Muchos han decidido acelerar la decisión de vivir juntos por un tema de presupuesto y una manera de poder congeniar el bolsillo de ambos y e intentar ahorrar.



Hay dos caminos: darse el sí en una ceremonia íntima o evitar ese gasto, empleando ese dinero en una vida en común sin tener que pasar por la vicaría. La decisión final sólo depende de vosotros.

Consejos para una boda low cost


1. Deja volar tu imaginación y encárgate de la creación y elaboración manual de invitaciones, detalles y elementos decorativos.
2. Limita tu lista de invitados a familiares y amigos íntimos.
3. Celebra tu boda en la casa de campo de algún familiar o amigo, éste será su mejor regalo.
4. Y lo más importante: sé muy feliz.

Fotos: Stock.Xchng
Última actualización: el 12/09/2011 a las 12:00

Quizás te puede interesar: