Textos de boda para la primera lectura | Todoboda.com
< Volver al blog

Textos de boda para la primera lectura

Textos de boda para la primera lectura
Lecturas para las ceremonias religiosas

Durante la ceremonia religiosa,  muchas son las emociones que se viven cada minuto… Así como los momentos especiales, como el que protagonizan los invitados, familiares y novios cuando realizan varias lecturas y oraciones, dedicadas especialmente a la pareja. 

Esto nos motiva a hacer una pequeña recopilación que aquí te presentamos con algunos ejemplos de textos bíblicos, que podéis usar como parte de la primera lectura en vuestra boda.... Y que el amor perdure para toda la vida....

Juana Muñoz.

Lectura del Libro del Génesis

El Señor Dios se dijo:
-"No está bien que el hombre esté solo; voy a hacerle alguien como él que le ayude".
Entonces el Señor Dios modeló de arcilla todas las bestias del campo y todos los pájaros del cielo y se los presentó al hombre, para ver qué nombre les ponía. Y cada ser vivo llevaría el nombre que el hombre le pusiera.

Así, el hombre puso nombre a todos los animales domésticos, a los pájaros del cielo y a las bestias del campo, pero no encontraba ninguno como él que lo ayudase.
Entonces el Señor Dios dejó caer sobre el hombre un letargo, y el hombre se durmió. Le sacó una costilla y le cerró el sitio con carne.
Y el Señor Dios trabajó la costilla que le había sacado el hombre, haciendo una mujer, y se la presentó al hombre.

El hombre le dijo:
-"¡Ésta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne!
Su nombre será mujer, porque ha salido del hombre.
Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne."
Palabra de Dios.

Lectura del libro del profeta Jeremías

Así dice el Señor:
-"Construid casas y habitadlas, plantad huertos y comed sus frutos. Tomad esposas y engendrad hijos e hijas, tomad esposas para vuestros hijos, dad vuestras hijas en matrimonio, para que engendren hijos e hijas: multiplicaos allí y no disminuyáis. Buscad la prosperidad del país adonde os he deportado y rogad por él al Señor, porque su prosperidad será la vuestra."

Palabra de Dios.

Lectura del libro de Tobías

En la noche de bodas, Tobías dijo a Sara:
-"Mujer, levántate vamos a rezar, pidiendo a nuestro Señor que tenga misericordia de nosotros y nos proteja"

Se levantó, y empezaron a rezar, pidiendo a Dios que los protegiera. Rezo así:
-"Bendito eres, Dios de nuestros padres, y bendito tu nombre por los siglos de los siglos. Que te bendigan el cielo y todas tus criaturas por los siglos.
Tú creaste a Adán y, como ayuda y apoyo, creaste a su mujer, Eva; de los dos nació la raza humana.

Tú dijiste: "No está bien que el hombre esté solo, voy a hacerle alguien como él, que le ayude."
Si yo me caso con esta prima mía, no busco satisfacer mi pasión, sino que procedo lealmente. Dígnate apiadarte de ella y de mí y haznos llegar juntos a la vejez."

Los dos dijeron:
-"Amén, amén."

Palabra de Dios.


Lectura del Libro del Eclesiástico

Dichoso el marido de una mujer buena;
se doblarán los años de su vida.
La mujer hacendosa hace prosperar al marido,
él cumplirá sus días en paz.
Mujer buena es buen partido
que recibe el que teme al Señor;
sea rico o pobre, estará contento
y tendrá cara alegre en toda sazón.
Mujer hermosa deleita al marido,
mujer prudente lo robustece;
mujer discreta es don del Señor:
no se paga un ánimo instruido;
mujer modesta duplica su encanto:
no hay belleza que pague un ánimo casto.
El sol brilla en el cielo del Señor,
la mujer bella, en su casa bien arreglada.

Palabra de Dios.


Lectura del libro del Cantar de los Cantares

¡Oíd, que llega mi amado, saltando sobre los montes, brincando por los collados!
Es mi amado como un gamo, es mi amado un cervatillo.
Mirad. Se ha parado detrás de la tapia, atisba por las ventanas, mira por las celosías.
Habla mi amado y me dice: "Levántate, amada mía, hermosa mía, ven a mí! Paloma mía, que anidas en los huecos de la peña, en las grietas del barranco, déjame ver tu figura, déjame escuchar tu voz, y es hermosa tu figura."

¡Mi amado es mío, y yo soy suya!
Él me dice:
"Grábame como un sello en tu brazo, como un sello en tu corazón, porque es fuerte el amor como la muerte, es cruel la pasión como el abismo; es centella de fuego, llamarada divina: las aguas torrenciales no podrán apagar el amor, ni anegarlo los ríos."

Palabra de Dios.

Lectura del Libro del Génesis

En aquellos días, el criado de Abrahán dijo a Labán:

−“Bendigo al Señor, Dios de mi amo Abrahán, que me ha guiado por el camino justo, para llevar al hijo de mi amo la hija de su hermano. Por tanto, si queréis ser leales y sinceros con mi amo, decídmelo, y si no, decídmelo, para actuar en consecuencia”.

Labán y Betuel le contestaron:

−“El asunto viene del Señor, nosotros no podemos responderte bien o mal. Ahí tienes a Rebeca, tómala y vete, y sea la mujer del hijo de tu amo, como el Señor ha dicho”.

Llamaron a Rebeca y le preguntaron:

−“¿Quieres ir con este hombre?”

Ella respondió:

−“Sí”.

Entonces despidieron a Rebeca y a su nodriza, al criado de Abrahán y a sus compañeros. Y bendijeron a Rebeca:

−“Tú eres nuestra hermana, crece mil veces; que tu descendencia someta el poder de sus enemigos”.

Rebeca y sus compañeros se levantaron. Montaron en los camellos y siguieron al hombre; y así se llevó a Rebeca el criado de Abrahán. El criado tomó a Rebeca y emprendió el camino.

Isaac se había trasladado del “Pozo del que vive y ve” al territorio del Negueb.

Una tarde, salió a pasear por el campo y, alzando la vista, vio acercarse unos camellos.

También Rebeca alzó la vista y, al ver a Isaac, bajó del camello y dijo al criado:

−“¿Quién es aquel hombre que viene en dirección nuestra por el campo?”

Respondió el criado:

−“Es mi amo”

El criado le contó a Isaac todo lo que había hecho.

Isaac la metió en la tienda de su madre Sara, la tomó por esposa y con su amor se consoló de la muerte de su madre.

Palabra de Dios.
 

Lectura del Libro de Rut

Rut respondió:
-“No insistas en que te abandone y me separe de ti, porque
donde tú vayas, yo iré,
donde habites, habitaré.
Tu pueblo será mi pueblo
y tu Dios será mi Dios.
Donde tú mueras moriré
y allí seré enterrada.
Que Yahveh me dé este mal
y añada este otro todavía
si no es tan sólo la muerte
lo que nos ha de separar.”
Palabra de Dios.

Fuentes: Vía Parroquia San José María Escrivá.

Misionero del Sagrado Corazón

 

 

Última actualización: el 15/06/2012 a las 11:00

Quizás te puede interesar: