4 lecturas para una ceremonia religiosa | Todoboda.com
×
¿Qué estás buscando?
< Volver al blog

4 lecturas para una ceremonia religiosa

4 lecturas para una ceremonia religiosa
Descubre 4 lecturas perfectas para tu ceremonia soñada.

Si te has decidido por una ceremonia religiosa para tu gran día, debes saber que tendrás que seleccionar las lecturas que se realizarán durante la misa. Por ello, hoy te traemos una pequeña selección de algunos texto bíblicos, para ayudarte en esta tarea:


Lectura del Santo Evangelio según San Mateo: 5, 1-12

En aquel tiempo, al ver Jesús al gentío, subió a la montaña, se sentó y se acercaron sus discípulos; y él se puso a hablar enseñándoles:

Dichosos los pobres en el espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.

Dichosos los sufridos, porque ellos heredaran la Tierra.

Dichosos los que lloran, porque ellos serán consolados.

Dichosos los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos quedaran saciados.

Dichosos los misericordiosos, porque ellos alcanzaran misericordia.


Lectura del Santo Evangelio según San Mateo: 19, 3-6

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos fariseos y le preguntaron para ponerlo a prueba:

-¿Es lícito a uno despedir a su mujer por cualquier motivo?

Él les respondió: -¿No habéis leído que el Creador en el principio los creó hombre y mujer, y dijo: «Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne»?

De modo que ya no son dos sino una sola carne…

Pues lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre.


Génesis: 2, 18-24

“No está bien que el hombre esté solo”.

Después dijo el Señor Dios: “No conviene que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada”.

Entonces el Señor Dios modeló con arcilla del suelo a todos los animales del campo y a todos los pájaros del cielo, y los presentó al hombre para ver qué nombre les pondría. Porque cada ser viviente debía tener el nombre que le pusiera el hombre.

El hombre puso un nombre a todos los animales domésticos, a todas las aves del cielo y a todos los animales del campo; pero entre ellos no encontró la ayuda adecuada.

Entonces el Señor Dios hizo caer sobre el hombre un profundo sueño, y cuando este se durmió, tomó una de sus costillas y cerró con carne el lugar vacío.

Luego, con la costilla que había sacado del hombre, el Señor Dios formó una mujer y se la presentó al hombre.

El hombre exclamó: “¡Ésta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne! Se llamará Mujer, porque ha sido sacada del hombre”.

Por eso el hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer, y los dos llegan a ser una sola carne.


Génesis: 24, 48-51. 58-67.

“Isaac se casa con Rebeca”.

Y postrándome, adoré y bendije al Señor, el Dios que me guió por el buen camino, para que pudiera llevar al hijo de mi patrón una hija de su pariente.

Y ahora, si ustedes están dispuestos a ofrecer a mi patrón una auténtica prueba de amistad, díganmelo; si no, díganmelo también. Así yo sabré a qué atenerme”.

Labán y Betuel dijeron: “Todo esto viene del Señor. Nosotros no podemos responderte ni sí ni no.

Ahí tienes a Rebeca: llévala contigo, y que sea la esposa de tu patrón, como el Señor lo ha dispuesto.

Entonces llamaron a Rebeca y le preguntaron: “¿Quieres irte con este hombre?”. “Sí”, respondió ella.

Ellos despidieron a Rebeca y a su nodriza, lo mismo que al servidor y a sus acompañantes,

y la bendijeron, diciendo: “Hermana nuestra, que nazcan de ti millares y decenas de millares; y que tus descendientes conquisten las ciudades de sus enemigos”.

Rebeca y sus sirvientas montaron en los camellos y siguieron al hombre. Este tomó consigo a Rebeca, y partió.

Entretanto, Isaac había vuelto de las cercanías del pozo de Lajai Roí, porque estaba radicado en la región del Négueb.

Al atardecer salió a caminar por el campo, y vio venir unos camellos.

Cuando Rebeca vio a Isaac, bajó del camello

y preguntó al servidor: “¿Quién es ese hombre que viene hacia nosotros por el campo?”. “Es mi señor”, respondió el servidor. Entonces ella tomó su velo y se cubrió.

El servidor contó a Isaac todas las cosas que había hecho,

y este hizo entrar a Rebeca en su carpa. Isaac se casó con ella y la amó. Así encontró un consuelo después de la muerte de su madre.

Última actualización: el 08/01/2022 a las 12:28

Quizás te puede interesar: