Iniciar sesión


10 cosas que no debes hacer en una boda… si eres el padre de la novia

Martes, 18 Marzo 2014
Valora este artículo
(0 votos)
Mantener la calma y demostrar tu amor es la base para acompañar a la novia en ese dían tan especial.

El padrino de la boda tiene un rol y un protagonismo claro en la boda, pero más allá de cumplir o no unas funciones, el padre de la novia tiene un objetivo superior a todo lo impuesto en protocolo y es acompañar y hacer sentir querida a la novia. Por esto, y por el papel tan importante que juega dentro de una acontecimiento familiar tan destacado, hay ciertas cosas que el padre de la novia no debe hacer en la boda:

La Oveja Enamorada

1. Negarse a ir a la boda. Incluso cuando desaprueba la decisión de casarse, el padre de la novia debe acompañar a su hija y estar presente en uno de los días más importantes de su vida. Sólo así sabrá que siempre estarás a su lado.

2. Renunciar a su rol. Hay muchas cosas que un padrino puede y debe hacer en la organización de una boda para que ésta sea todo un éxito. El rol del padre de la novia es esencial en muchos aspectos, pero sobre todo es básico para la completa felicidad de la novia ese día.

 

Veroa Studio

3. Imponer su opinión o sus invitados. Aunque estés apoyando económicamente la boda, aunque seas el padre de la novia, quien se casa es tu hija. Es su boda. Deja que sean los novios quienes decidan y respeta la lista de invitados, en la medida que sea posible. Por supuesto, tu opinión es muy importante, exprésala.

4. Quejarse. No es momento para protestar por lo incómodo que vas con ese traje, la mala elección del coche, la climatología, los horarios o lo mal que te cae ese invitado. Hay que dejar las malas energías fuera de este día y ayudar a que la novia esté relajada.

5. Lamentarse, venirse abajo. Las emociones están a flor de piel y eso es muy bonito. Pero no puedes dejar que la pena por esa persona que hoy no está o un mal recuerdo acabe por frustrar la alegría de ese día tan especial.

Javier Alzahira

6. No estar receptivo. Una hija necesita siempre del cariño y el apoyo de su padre y, en el día de la boda, espera que su padre muestre todo el amor que siente por ella. Sonríele, mírala, abrázala, bésala, dile lo guapa que está y lo mucho que la quieres. Desinhíbete.

7. Recordar peleas de los novios.  Evita sacar el tema de antiguas relaciones, novietes o ligues y, por supuesto, no hable sobre disgustos pasados o crisis que hayan tenido los novios.

Mustfotografia

8. Avergonzar a los novios. Claro que puedes incluir anécdotas divertidas o graciosas en el discurso del padrino, pero siempre cuidando el lenguaje y tratando de no avergonzar a los novios.

9. Descontrolarse. Todo el mundo querrá felicitarte por la boda, brindar por la felicidad de tu hija o tomarse una copa contigo. Lleva la cuenta de los mojitos o los gintonics que llevas para evitar emborracharte o decir algo indebido.

10. Acabar con la corbata puesta. La fiesta no puede terminar con el padrino impoluto. Desmelénate, baila, ponte la corbata en la cabeza si es necesario… pero ¡no te olvides de disfrutar!

 

Visto 273 veces