Iniciar sesión


Los errores más comunes al iniciar la planificación de la boda

Martes, 08 Julio 2014
Valora este artículo
(0 votos)
Hay diez consejos que debes seguir antes de hacer ninguna reserva, ni de fecha ni de servicio

Tras la pedida de mano, o tomar la decisión de casaros, vienen los nervios, los "¿por dónde empiezo?", la emoción y la búsqueda en Internet de inspiración, pero también llegan algunos errores que podemos cometer al inicio de la planificación de la boda. Y es verdad que comenzar a planificar una boda es una tarea que implica dedicación e ilusión, pero también es necesario tener los pies en la tierra, cordura y la mente despejada.

Garcam Fotógrafos

Una pareja no suele tener experiencia en la organización de una boda, a menos que se trate de un profesional del sector, asi que antes de lanzarse a poner fechas, firmar reservas y comprar los anillos, déjanos que te ayudemos a evitar los 10 errores más comunes en la planificación de una boda:

- Demasiado Pinterest, demasiadas expectativas. Visitar blogs, portales de boda y tener cierta adicción a Pinterest te ayudarán a tomar ideas y fichar detalles para tu boda. El problema viene cuando nos quedamos atrapados en ese mundo con cierto aspecto "irreal" y queremos una boda exactamente igual que esas que vemos en los blogs americanos. Tenéis que tener en cuenta vuestro presupuesto, vuestras limitaciones y, sobre todo, que muchas de esas bodas son editoriales de moda, sesiones fotográficas o montajes pre-cocinados para mostrar tendencias.

MssMrs. Mucho más que una boda
 

- Poca información sobre trámites y fechas. Investigad primero sobre el tiempo necesario en vuestro ayuntamiento o Iglesia para pedir fecha, así como de la demora que puedan llevar en ciudades o zonas con mucha población y con cuánta antelación sería conveniente hacerlo. En algunos lugares, y si poseeis todos los papeles en regla, vuestro expediente puede estar resuelto en un mes y tendréis libertad de elección de fechas, pero en otras poblaciones podrá alargarse un poco más y las fechas estarán cogidas casi un año antes. Es importante saber eso antes de la elección de la fecha de la boda para tener la posibilidad de valorar otros meses o semanas y no quedarse bloqueado el día en que tengáis cita en el registro o Iglesia, además de ser previsiores si lo que queréis es una fecha concreta.

- Indefinición del concepto de boda. Antes de comenzar a mirar sitios, sentaos y tener claro qué estilo de boda queréis. ¿Multitudinaria? ¿Urbanita? ¿Tipo cóctel? ¿Temática? ¿Con muchos extras? ¿En una propiedad privada? ¿Con mucho sabor tradicional? Eso os ahorrará: primero, tiempo y kilómetros visitanto espacios o profesionales que no se adaptan a vuestra idea, y segundo, disgustos una vez hecha la reserva porque no podéis cambiar de proveedor. Y es que si vuestra idea es una boda íntima de estilo campestre y al aire libre, mejor buscar espacios pequeños, en las afueras y con ambiente rural.

Patricia Murcia Fotografía

- No fijar un presupuesto realista. El dinero es el aspecto que más veces sale a relucir en una boda, ya que todo suma y suma y suma. Por eso, sentaos calculadora en mano y haced una estimación global y real del presupuesto que podéis destinar a vuestra boda. Ya sean 10.000, 15.000 o 24.000, tratad de dejarlo cerrado y comenzad a trabajar con ese límite, según vuestras posibilidades económicas y una vez confirmada la ayuda por parte de las familias que vayáis a recibir. Para así evitar sorpresas.

- Los imprevisto pasan factura. Cuando fijéis el presupuesto debeis tener en cuenta que nunca os podéis quedar sin dinero. Primero por vuestro propio bienestar y economía y, segundo, porque siempre surgen imprevistos de última hora que harán que el prespuesto final suba.

- Cuestión de priodidades. Una vez cerrado el presupuesto de la boda debéis tener claras qué parte o servicio de la boda es para vosotros más importante y a qué vais a destinar mayor cantidad de dinero. Por norma general, y en una boda tradicional, el banquete y el vestido de la novia se llevarán gran parte del pastel, pero las bodas están cambiando y ahora, muchos novios tienen como prioridad la decoración, los detalles y la propia memoria de la boda: la fotografia y el vídeo de boda.

Art Events Barcelona

- Una estimación cercana de invitados. No comiences a decir a todo el mundo que te casas hasta que hayas valorado todos los aspectos anteriores y hasta que no hayas hecho una lista estimada de invitados. Tu presupuesto y el estilo de boda que quieres marcará el número de invitados, pero también lo hará vuestro carácter y vuestro estilo de vida. Este tema es otro de los mayores quebraderos de cabeza de los novios pero necesitáis barajar unas cifras de invitados antes de comenzar a organizar seriamente la boda. 

- Viaje de novios incluído. Si vuestra luna de miel es imprescindible para vosotros y tenéis claro que tras la boda os merecéis un descanso, entonces mejor añadirla en vuestro prespuesto. Porque si contáis que lo pagaréis con el dinero que recibáis como regalo de vuestros invitados puede que, al final, ese dinero tengáis que destinarlo a tapar imprevistos de última hora de la boda o gastos que hayáis incluido en el último momento. Otra opción si no queréis renunciar al viaje de novios es poner la lista de boda en una agencia de viajes y así lograr un destino de ensueño gracias a tus invitados. 

ByN Fotógrafos 

- El tiempo vuela. Nunca es demasiado pronto para poneros manos a la obra. Una frase que oímos mucho es: "tenemos tiempo de sobra" y tras ella siempre vienen sustos, prisas y angustias, sobre todo si sois de ideas claras y cuadradas. El lugar de la ceremonia, el del banquete, el vestido de novia, si queréis hacer "save the date", las invitaciones, aquellos regalos para los invitados que necesitan mayor tiempo de elaboración, los detalles, la luna de miel... Todas estas cosas es mejor comenzar a hacerlas cuanto antes, o al menos a mirar y valorar.

- No es la boda de los demás, es la vuestra. Cuando comienza a resonar la palabra boda en los oídos de familiares y amigos, todo querrán saber qué tenéis pensado y todos querrán opinar. Escuchar las opiniones siempre está bien, aprender de las malas experiencias de los demás también, pero nunca debéis olvidaros de qué es lo que realmente os hace felices y qué tipo de boda es la que queréis. No olvidéis que es vuestro día y que debe ser como vosotros decidáis.

Visto 270 veces
Más en esta categoría: Los testigos de la boda »