Iniciar sesión


Cosas que el novio no debe hacer el día de su boda

Lunes, 17 Noviembre 2014
Valora este artículo
(0 votos)
El novio debe relajarse y mantenerse al margen de la situación apoyando cada momento a su novia...

No hay sin la pareja de novios. Siempre nos han hecho creer que las mujeres son las maniáticas de las bodas y que la novia es quien debe encargarse de todo, ya que es a ella a quien le hace más ilusión éste momento. Afortunadamente, hemos cambiado el chip, y el novio se implica algo más en su día y no es un simple espectador o acompañante. Sin embargo, una boda no es algo que hagamos todos los días, nos cambian las rutinas y debemos estar pendientes de que todo vaya bien. Además, existen otros dos factores importantes que también influye en el desarrollo de una boda: los nervios y la mala organización.

Hoy tenemos unos consejos para el gran protagonista. Éstas son algunas cosas que un novio no debe hacer en su boda:

- Desentenderte de la boda.  Implícate, participa. Es tu gran día. Tú también debes verte representado en tu boda. Los detalles, los colores, la temática, las flores, las alianzas, la decoración,... tu opinión es igual de importante. Además, debes sentirte cómodo y estar al tanto de todas las gestiones. No se trata de que lo hagan todo juntos, pueden dividir tareas. Pero son un equipo y lo seguirán siendo después de la boda aún más.

- Salir la noche de antes. Puede que pienses que estar con tus amigos, cenar, relajarte y tomarte una copa te vendrá bien, pero en realidad, lo único recomendable para la noche de antes es descansar y pensar en el timing del día siguiente. El día de tu boda será muy largo, con muchos nervios, y no hay nada mejor que estar descansado y centrado.

- Escribir tus votos la misma mañana. Si decidiste dedicarle a tu novia unas palabras en la ceremonia, o si quieres sorprenderla de alguna forma, no te pongas la misma mañana. Los nervios te dejarán bloqueado y la inspiración no aparecerá. No importa que lo bien que se te dé, escribe, ensaya o prepárate tu intervención unas semanas antes. Ni si quiera unos días antes. Y si los nervios te traicionan, no dudes en usar una chuleta, no pasa nada por leer.

- Olvidarte de tus complementos. El boutonniere, así como los tirantes, pajarita o gemelos no es algo que usamos a diario, ni los días de fiesta. Es normal que podamos olvidarnos, sobre todo teniendo en cuenta que una boda es a veces un poco "contrarreloj". Por eso es mejor, prepararlo todo el día de antes, o la misma mañana, y dejarlo todo junto en la habitación o lugar donde te vayas a vestir.

- No ponerte colonia o desodorante. Un novio debe oler bien siempre. Te abrazarán, te besarán. Lo quieras o no, serás el centro de atención de tus invitados, y sobre todo para tu novia. Pero las prisas siempre son malas consejeras, y podemos olvidarnos de algún paso. Tampoco estaría mal que llevaras una especie de neceser, en el coche o lo dejaras en algún rincón de la celebración, con colonia y desodorante y alguna otra cosa que pudieras necesitar: chicle, pegamento, pastilla para el dolor de cabeza, tu celular y  tu cartera.

Alfredo Peralta

- Dejar las alianzas en casa. ¿Quién lleva las alianzas? Delega esta función en el padrino o en alguien de confianza. Una vez las busques en la joyería, debes dárselas a la persona encargada de llevarlas a la ceremonia, así no te sobrecargarás de responsabilidades para ese día.

Hermanos Pacheco Autos Clásicos

- Llegar más tarde que la novia. Si vas a seguir el protocolo, no hagas esperar a la novia. Aunque, en realidad, no está bien que hagas esperar a nadie. Como el novio es el primero en llegar él debe actuar como "relaciones públicas", recibiendo a los familiares y amigos, saludando y atendiendo. Calcula bien los tiempos, se previsor y ten en cuenta que pueda haber atascos o imprevistos a la hora de salir de casa camino a la ceremonia.

- No llevar nada de documentación, ni dinero. Tanto si vas a conducir, como si no. Lo mejor siempre es llevar la cartera con toda la documentación y algo de dinero. Nunca sabes si vas a necesitar pagar algo o surgirá un extra.

- Emborracharte como si fuera tu despedida de soltero. Es tu boda, es tu fiesta y son tus amigos y familia. Pero un novio no debe desfasar y perder el control porque entonces no disfrutará junto la novia de su gran día. ¿Hay algo más desagradable que un borracho arruinando una fiesta? ¡Sí, que el borracho sea el novio!

- No disfrutar. Divertirse y vivir al máximo la boda es un objetivo a compartir por todos los integrantes, pero si encima eres el novio no puedes dejar de disfrutar cada instante. Y es que una boda pasa volando. Puede que seas tímido, que no te guste ser el centro de atención, que te incomoden las aglomeraciones y que los nervios de todo el día te hayan dejado KO pero nunca más vivirás algo así. No desperdicies un momento tan especial en la historia de su amor.

Visto 496 veces
Más en esta categoría: Novios con pajaritas de cerámica »