La entrega de las invitaciones | Todoboda.com
< Volver al blog

La entrega de las invitaciones

La entrega de las invitaciones
¿Con cuánto tiempo damos la carta de presentación de nuestra boda?

Una vez que ya hemos pasamos el momento de hacer la lista de los invitados de nuestra boda;  de alargar o recortar nombres de quienes queremos que compartan el gran momento de nuestras vidas, le sigue otro complicado: la entrega de las invitaciones.

Y la labor es compleja, ya que por lo general tenemos un sinfín de ocupaciones tanto en casa como en el trabajo, más los inherentes a la propia organización del evento que nos exige abrir muchos espacios dentro de la agenda. Todo el proceso también dependerá del número de invitados que tengamos previsto. ¿Boda íntima o plena de muchas personas?  

Foto Marsella

De manera que el tiempo de anticipación también va estar unido a muchos factores, no obstante, la máxima será siempre organización, constancia y paciencia, y sobretodo disfrutar de cada instante por mucho estrés que nos genere.    

Así compartimos una serie de factores importantes de tomar en cuenta:

El lugar de la celebración. Si decides casarte en la misma ciudad donde vives y si la mayoría de los invitados no tienen que desplazarse a ningún lugar, los expertos recomiendan entregar las invitaciones entre tres o cuatro meses de anticipación, por lo mínimo.  

Si por el contrario, te casas en un lugar alejado o tus invitados vienen de fuera, o tienen que trasladarse, lo más correcto es que sea con seis meses de antelación con el fin de que puedan organizarse mejor, hacer presupuesto de viaje que incluye traslados, billete, hotel… y más ahora en tiempos de crisis, cuando muchas personas deben evaluar el ir o no ir a una boda por los gastos en que se incurren.  

La temporada del año. En el caso de que la boda sea en otoño, invierno o entrada la primavera, puedes entregar las invitaciones con tres o cuatro meses de anticipación, pero de cara al verano, momento en que gran parte de las personas se toman vacaciones, es ideal avisarles por lo menos con cinco o seis meses antes.

Entrega “face to face”. Lo más bonito es dar la invitaciones en persona y de esta manera compartir este primer momento con tus invitados, al tiempo que se le da más importancia a ellos y a la boda en general.  La misión será compatibilizar los horarios de ellos y lograr que coincidan con tu agenda. Por eso el tiempo de anticipación.

Una de los consejos es dividir la entrega entre la pareja: él a sus amigos y tú a tus amigas, por ejemplo, y así acortan los tiempos. Por eso en el período de entrega, lo más recomendable es que lleves las invitaciones contigo, pues en cualquier momento puedes conseguirte o quedar con alguna persona.  

En el momento de dárselas a la familia, por lo menos a los más cercanos, puedes organizar una cena, comida el fin de semana, o una merienda informal, pero cálida y compartir el momento. Muchos padres también suelen ayudar a los novios a repartir las invitaciones entre los miembros de la familia.

Sólo si en el caso de que los invitados vivan fuera o lejos de tu sitio de residencia, la puedes enviar por correo postal, pero lo ideal es que además les llames para avisarle antes. O la envíes a través de un amigo o familiar en común, acompañado de la respectiva llamada telefónica.

Todo fluirá de la mejor manera,  ya verás. 

Última actualización: el 26/03/2013 a las 00:00

Quizás te puede interesar: