Iniciar sesión


Me caso embarazada

Lunes, 19 Noviembre 2012
Valora este artículo
(0 votos)
Vestidos e ilusiones por partida doble

En los tiempos de nuestras abuelas, casarse embarazada podía ser un gran escándalo. Llegaba a asombrar a muchos; era mal visto en el caso de que ocurriese. En la actualidad es común que las parejas vivan juntos, y tras años de convivencia, deciden contraer matrimonio. Incluso, muchas toman la decisión de lanzarse al agua, motivada por la presencia de los hijos o por la llegada inminente de uno en la barriguita.

Así que hoy no es algo fuera de lo común preparar una boda mientras la novia está embarazada. Verla frente al altar ya no ruboriza. A la hora de elegir el vestido de novia para embarazada, hoy encontramos variedad de modelos, especialmente para las futuras mamás. De manera que es posible conseguir uno que te haga lucir más hermosa y radiante, sin tantos quebraderos de cabeza. Diversos talleres de moda nupcial, se han especializado en vestidos a medida. Precisamente en ellos, se pueden conseguir muchas alternativas.   

Una novia embarazada tiene las ilusiones desbocadas... Estará feliz por el bebé que viene en camino y por la decisión de contraer matrimonio. Por eso los pensamientos que puedan aparecer y atentar contra esa felicidad como “¿Me veré muy gorda?”, ¿Se me nota mucho la barriga? ¿El vestido me delata mucho mi estado? ¿Cómo hago para esconderla?, se deben desechar. Te ayudamos a conseguir el vestido que mejor te sienta en tu estado.   

Novia y futura mamá

  • La premisa máxima es evitar los tejidos pegados al cuerpo para evitar incomodidades y aumentar los volúmenes. La gasa y la seda, se presentan como los más favorecedores, pues te aportan ligereza, al tiempo que da libertad de movimiento. Sin duda, las líneas sencillas destacan entre los modelos más apropiados.  

  • Recuerda que si tienes poca barriga, como suele suceder en los primeros meses no tendrás muchas limitaciones a la hora de elegir el vestido. Cualquier modelo te hará ver la novia más guapa y feliz. 
  • Para las novias y futuras mamás que están entre los cuatro y seis meses de gestación, los expertos recomiendan los vestidos de corte imperio, especialmemte, ideales para resaltar el pecho y lucir con elegancia y sofisticación la “tripita” de embarazada.  
  • Si ya tienes la barriga un poco más grande y más de seis meses, los modelos más apropiados son los vestidos con escote halter, o los que llevan tirantes, principalmente por el tipo de escote, que resulta más favorecedor. 

Cuando nazca el bebé, tendrás muchos recuerdos y anécdotas para contarle. Él o ella será el testigo presencial más importante de tu boda. 

 

Visto 154 veces