Iniciar sesión


Vestido con o sin cancán

Lunes, 19 Noviembre 2012
Valora este artículo
(0 votos)
Pieza mágica para el vestido de novia

Sea cual sea el vestido de novia, debe lucir perfecto e impecable.  El cancán suele ser un complemento importante del look nupcial, más allá de la lencería… Sin duda, ayuda a que el vestido se vea más imponente y esplendoroso. Le da mejor forma y además te permite caminar con mayor comodidad.

Aunque cada vez es más frecuente ver vestidos más ligeros en la época pasada, las faldas de amplios volúmenes y grandes colas adquirían movimiento, gracias al cancán. Con el paso del tiempo, se ha ido actualizando, para acoplarse a los modelos actuales. Se trata de una pieza mágica e invisible. De esas que dan la sensación de estar y no estar.  

Lo más recomendado es que compres el cancán en la propia tiene o atelier de novias en el que hayas encargado el vestido. De esta manera, te harán el más adecuado y el perfecto para el modelo escogido. Importante es que te lo pruebes junto con el vestido puesto. Si no te gusta o te sienta bien, no dudes en cambiarlo.

No olvides que:

·         El cancán debe tener el largo del vestido, ni más ni menos. No debe verse por la parte inferior.   

·         Lo importante es sentirte cómoda.  Una vez puesto el vestido, debes caminar con soltura. Muy importante es evitar que se arrugue.

·         El volumen del cancán debe coincidir con la parte del vestido que deba llevar volumen.

·         Se recomienda que sea más liso, si tu vestido es sencillo o no tiene casi volumen. Siempre debe igualar la superficie y verse perfecto y sin arrugas.

·         Si el vestido es de líneas sencillas y con caída, no es recomendable usar el cancán.

·         En el caso de que el vestido sea de corte sirena, es muy usual que esté dividido en dos volantes de tul, de manera que la parte final del vestido adquiera más volumen.

Visto 344 veces