Iniciar sesión


Al descubierto la fórmula del amor eterno

Miércoles, 02 Marzo 2011
Valora este artículo
(0 votos)
Admiración y complicidad: ingredientes principales

¿Cuál es la receta del amor eterno? El doctor en psiquiatría, español, Enrique Rojas ofrece dos fórmulas para que el amor, como le pasa a los yogures, no tenga fecha de vencimiento. Las claves son “mantener la admiración hacia la otra persona, y la complicidad, entendida como un proyecto compartido”, afirma el doctor Rojas.

En este sentido, el psiquiatra sostiene que el desamor es una dolorosa enfermedad. “La ruptura conyugal es una de las principales epidemias del mundo actual, por delante del sida, la drogadicción o las depresiones”, asegura Rojas, quien como solución propone, “enfocar el amor como una decisión de importancia”. Y es que, pensar que el amor es sólo es un sentimiento, es una característica propia de amores inmaduros e inconsistentes.

Además de como emoción, el amor debe entenderse como la combinación de seis ingredientes más: la sexualidad, las creencias comunes, la voluntad, la inteligencia, el compromiso y el dinamismo.

A mayor espiritualidad, amor más duradero

La espiritualidad, apunta Rojas, aludiendo a numerosos estudios llevados a cabo en Canadá, Australia o EEUU, aporta solidez a la pareja, hecho que se da entre parejas de judíos, mormones y católicos practicantes. En un elevado porcentaje de parejas, la falta de ese valor genera “relaciones transitorias, sorprendentes y caleidoscópicas, encuentros epidérmicos, que generan un zapping amoroso”, lo que hoy conocemos como relaciones intermitentes. Puede que divertidas a corto plazo, pero que a la larga, dejan un vacío muy grande, explica este catedrático de la Universidad Complutense de Madrid y director del Instituto Español de Investigaciones Psiquiátricas.

El hecho de que el enamoramiento se produzca, con frecuencia, a edades tempranas propicia este tipo de confusión. “En la juventud todavía no hay información suficiente y, en el vocabulario afectivo personal, no se distingue entre el deseo, el te quiero, te amo, te busco... Hay una un técnica mezcolanza semántica”, expone Rojas, quien nos da las pistas para detectar los síntomas del enamoramiento. Estado que Enrique Rojas define como “una borrachera inolvidable, la sensación de encontrarse a uno mismo, pero fuera de uno mismo”.

“El primer síntoma es tener la cabeza hipotecada por la otra persona, no dejar de pensar en ella, el segundo, que el proyecto de vida sin ella no tenga mucho sentido, por último, la impresión de necesitar al otro”, indica Rojas.

Diferencias entre hombres y mujeres

En el enamoramiento Rojas distingue las diferencias entre el hombre y la mujer. “El hombre occidental se enamora por la vista, al contrario, la mujer, a través del oído. El varón por la belleza física, mientras que la mujer, que entiende más de sentimientos, siente atracción psicológica, se enamora de la belleza interior”.

El resto del proceso de enamoramiento es similar entre ambos sexos. Consiste en que la personalidad del otro se filtre en uno mismo hasta que esa sensación, sea tan fuerte y sólida, que ocupe toda nuestra vida.

 

Visto 182 veces