Luna de miel en la República Checa | Todoboda.com
×
¿Qué estás buscando?
< Volver al blog

Luna de miel en la República Checa

Luna de miel en la República Checa
Romance más allá de Praga

La magia del romanticismo se extiende por toda la República Checa, ofreciendo historia y cultura con unos alojamientos idóneos para quienes buscan más en su luna de miel. Este pequeño país del corazón de Europa cuenta con más de dos mil castillos y palacios que muestran su larga historia. Todo para un viaje de novios original.  

Fotos: ©Ladislav Renner

Muchos de ellos han sido reconvertidos en hoteles de lujo creando escenarios únicos en los que hacer realidad la luna de miel soñada. Desde habitaciones en construcciones góticas, residencias de estilo renacentista, palacios barrocos hasta castillos neogóticos con románticos jardines artificiales, que en ocasiones albergan entre su mobiliario verdaderas joyas de la artesanía checa y europea. Palacios y castillos, rodeados de frondosos bosques que convertirán el viaje en inolvidable.

República Checa, uno de los destinos europeos románticos por excelencia, demuestra que saliendo de Praga, hay también un maravilloso entorno perfecto para una luna de miel, en un país que ofrece un escenario cultural como valor añadido.

Cheb mágico

Cheb es una de las ciudades checas más antiguas, hermosa y valiosas desde el punto de vista histórico. Gracias a una gran cantidad de monumentos históricos perfectamente conservados y un ambiente medieval singular. 

Foto: Sxc.hu

La historia de la ciudad está vinculada con el personaje de Alberto de Wallenstein, hasta hoy día una de las figuras más controvertidas de la historia checa y europea. Comerciante, político y comandante del ejército fue ascendiendo hasta ocupar la posición de una de las personalidades más poderosas de la Europa de entonces. 

Al pasear por la plaza medieval de Cheb, a primera vista le llama la atención el símbolo de la ciudad, Spalícek, que significa Taco. Este pintoresco conjunto de once casas comerciales medievales se fue construyendo desde el siglo XIII. En sus cercanías se alzan las dos torres altas de la iglesia gótica de San Nicolás. Aquí hay que visitar el recinto del castillo de más de ochocientos años de antigüedad. 

Una ciudad que guarda miles de historias y en las que es posible sentirse protagonista alojándose en alguno de sus palacios convertidos en hotel como el Palacio Mostov, que data del siglo XIV. Entre las joyas que guarda el Palacio Mostov destaca la colección de porcelanas incorporadas por uno de sus propietarios en el siglo XIX, Georg Haas von Hasenfels y que fue declarado monumento cultural. Dispone de un área reconvertida en hotel de lujo.

Bohemia Central

El rincón más lejano de Bohemia Central se encuentra a sólo una hora de viaje de Praga, convirtiendo la visita en ineludible. Al alcance de la capital checa se extiende una región variopinta por la que zigzaguean ríos que atraviesan exuberantes valles, bordeados por espesos bosques. En este paseo por la Bohemia Central no hay que dejar de visitar el Castillo de Carlos IV Karlstejn o Kutná Hora, ciudad inscrita en la lista de la UNESCO.

En la actualidad, es posible alojarse en castillos inmersos en grandes bosques que en su día alojaron a grandes personajes de la historia como el Chateau Mcely, barroco, que sirvió de residencia a diversas familias nobles, es uno de los más demandados para lunas de miel. El Palacio Jemniste, o el de Palacio Novy Berstejn, del siglo XVI estuvo en ruinas hasta hace 20 años. Rodeado de naturaleza salvaje ha cautivado a personajes como Albert von Wallenstein, Franz Kafka y cineastas de todo el mundo.

Junto a esta modalidad existe otra opción que permite disfrutar del ambiente propio de los castillos y palacios, a un precio mucho más asequible. Se trata de hoteles erigidos dentro de los recintos palaciegos, aunque en edificios independientes, como el Hotel Maximilian, ubicado en los jardines del Palacio de Loucen, que data del siglo XIII y el hotel Stekl a unos pasos del Palacio Hlubokám, cercano al castillo Hluboka, que es uno de los castillos más visitado de la República Checa.

Cesky Krumlov: donde detener el tiempo

Las parejas de novios que sueñan con detener el tiempo deben viajar a Ceský Krumlov. Un lugar de estrechas callejuelas tan laberínticas, que se tiene la sensación de haber sido trasladado de repente a otro siglo. Hay pocas ciudades que han mantenido hasta el día de hoy su carácter medieval y renacentista, y mucho menos  lugares con un ambiente cuya tranquilidad sea tan difícil de describir.

La ciudad, dominada por un robusto castillo y un palacio, sigue guardando muchos secretos remotos: aquí, a cualquier paso se encuentran testigos mudos de historias antiguas. Las tabernas localizadas en los antiguos sótanos de las casas recuerdan los tiempos del pasado. En ellas se puede disfrutar de un auténtico festín medieval y degustar las mejores cervezas checas.

Región de Karlovy Vary: entre manantiales termales

La región debe su nombre al rey checo Carlos IV, quien a mediados del siglo XIV, descubrió que los manantiales termales que brotan en el valle del río Teplá poseen extraordinarios efectos curativos. Por ello mandó construir en medio del bosque un balneario al que pronto empezaron a llamar con su nombre (Karlovy Vary - Termas de Carlos). Siglos después se convirtió en el destino termal más importante de la República Checa. 

Un lugar para dejarse llevar por la palpitante vida de las cinco columnatas de Karlovy Vary y donde sorprenderán gratamente los artistas callejeros o los pequeños comerciantes.

La Columnata Vridelni (en español columnata termal) es el mejor lugar para comprender qué tipo de extraordinaria energía descansa bajo la ciudad. Asentada sobre el géiser con las reservas de agua más importantes, llamada Vrídlo. Aquí, las aguas minerales que tienen una temperatura por encima de los 73°C emanan por la presión en un chorro que alcanza una altura de hasta 12 metros.

Para hospedarse en Karlovy Vary, nada como el Spa Hotel Salvator. Situado en el corazón de la ciudad, en la famosa Columnata del Molino, donde la mayoría de los manantiales de aguas minerales curativas tienen su origen, gracias a la cual Karlovy Vary ha ganado fama mundial, como un lugar para el refresco del cuerpo y del espíritu.  Un estilo absolutamente romántico. 

Moravia / Brno

La metrópoli de Moravia, Brno, es la segunda ciudad más grande de Chequia y a la vez una puerta a las fértiles viñas de Moravia del Sur. El punto dominante de Brno es la catedral gótica de San Pablo y San Pedro en la colina de Petrov, que está relacionada con una serie de leyendas y que durante la Guerra de los Treinta Años protegía la ciudad de las tropas suecas.

El centro natural de la ciudad es la Plaza de la Libertad, donde se celebran ferias y distintas fiestas. Aquí encontrará también dos teatros. En Reduta, actualmente perteneciente al Teatro Nacional de Brno, tocó de pequeño Amadeus Mozart a los habitantes de Brno. El segundo, denominado Husa na Provázku, jugó un importante papel en las protestas contra el régimen comunista. Su creación pertenece a una de las de más calidad en la actual producción teatral checa.

Brno como ciudad universitaria ofrece a sus habitantes y visitantes una serie de galerías y museos. Podrá elegir, entre el programa de la Galería de Moravia en Brno, el Museo de Mendel, el Museo de la Ciudad de Brno o el Museo Provincial de Moravia.

Brno ofrece múltiples posibilidades de alojamiento. Pero aquellos que buscan un lugar en el que predomine el romanticismo y la historia deben tener en cuenta lugares como el hotel Barceló Brno Palace

Última actualización: el 02/10/2013 a las 00:00

Quizás te puede interesar: