¿Alquilas un vestido de novia? | Todoboda.com
< Volver al blog

¿Alquilas un vestido de novia?

 ¿Alquilas un vestido de novia?
Consejos para reducir el presupuesto de tu boda y no fallar en el intento

Nada ni nadie debe nublar las ilusiones de tu día más especial. Si bien los tiempos que corren nos obligan a organizar bodas con presupuestos reducidos, no quiere decir que debas renunciar a una ceremonia de ensueño. Y es que las bodas low cost  también están de moda. 

Márquez Fotógrafo

El banquete, sin duda, sigue siendo el principal gasto de la boda, y en segundo lugar, el vestido de novia. Según los últimos datos aportados por IFEMA, representa como mínimo, 500 euros, a los que se le suma el calzado, los complementos, el maquillaje, asíc omo el peinado y el ramo de flores, lo que da en  total “una media de 2.500 euros”, según el estudio realizado.  

De ahí que cada vez más, las novias opten por alquilar el vestido de novia, como una alternativa a la hora de economizar el dinero. En la actualidad, es posible conseguir modelos de esta temporada y de las anteriores por precios que oscilan desde 300 euros hasta 700 aproximadamente.

La oferta se complementa con los eventos como los rastrillos de moda o showrooms especiales que inician en mayo y se extienden hasta el mes de julio, organizados por numerosas tiendas de vestidos y complementos, en los que durante un día, o un fin de semana ofrecen tentadores descuentos para las novias e invitadas. Y es posible encontrar modelos sorprendentes.   

En este sentido, tienes la opción de alquilar vestidos de segunda mano, que fueron usados por otras novias, o acudir a firmas especializadas en colecciones de segunda mano con modelos vintages y más modernos. La otra propuesta es apostar por  modelos a estrenar, que incluso lo puedes adaptar a tus gustos y necesidades. Puedes encontrar tiendas famosas, donde las novias Miriam Ribeiro, Innovias o Internovia, Webdalia son algunas de las tiendas donde puedes encontrar una amplia variedad de modelos. ¡Tú decides!  

Miriam Ribeiro

A la hora de elegir el vestido toma en cuenta los siguientes factores:

  • Haz una búsqueda intensa por Internet y pide referencias con amigas, conocidos y familiares de tiendas de alquiler especializadas en este tema, de confianza y de prestigio reconocido. Todo para evitar sorpresas o imprevistos de última hora. En tu búsqueda, indaga en las secciones de ofertas y descuentos, pues cada día van en aumento y encuentras muy buenas propuestas.  
  • Tal como si fuese un vestido comprado o hecho a medida, no dudes en probarte diferentes modelos, mirarte en el espejo cuantas veces haga falta hasta encontrar el que más te guste y favorezca. Recuerda que alquilar un vestido, no significa que renuncies a tu modelo soñado. Sin duda, las bodas han evolucionado y los tiempos cambian, aunque a veces nos cuesta cambiar la mentalidad. Se trata de apostar por otras estrategias adecuadas a los tiempos que vivimos.   
  • Las tiendas de alquiler están en el deber de entregarte el vestido en óptimas condiciones y si tienen algún fallo, lo deben notificar previamente. En términos generales se encargan de los arreglos. Por eso es importante que leas y te informes con detalles el contrato de alquiler antes de firmarlo y leas todas las condiciones, incluyendo las cifras que piden para reservarlo (oscila entre el 20 o 30% del precio total de alquiler). 
  • Para prever cualquier inconveniente y encontrar el modelo ideal, los expertos recomiendan que hagas la reserva por lo menos con seis meses de anticipación. Una de las premisas básicas es la planificación con tiempo para evitar inconvenientes y tener planes B, que siempre son útiles.  
  • Pregunta si los retoques que debas hacerles, en función de tus gustos y necesidades, van incluido en el precio, o si implica un cargo adicional. Para que estés más tranquila, lo ideal es que te entreguen el vestido con una semana de anticipación a la boda. En casa pruébatelo cuantas veces sea necesario, especialmente por si surge un fallo de última hora. Dependerá de ti, si quieres comprar los zapatos y demás complementos en la misma tienda o buscar otras alternativas. 
  • Un detalle que siempre es importante recordar es que por lo general, debes entregar el vestido con cinco o seis días después de la boda. De manera que tienes que organizar la entrega con tu madre, tu mejor amiga o con alguien de entera confianza, toda vez que seguramente estarás de luna de miel para ese entonces. Notifica previamente en la tienda quien será la persona que hará la entrega.  
Última actualización: el 08/07/2013 a las 01:00

Quizás te puede interesar: