Iniciar sesión


Una boda multiplicada por dos

Jueves, 30 Julio 2015
Valora este artículo
(0 votos)
Víctor y Juanjo organizaron toda su boda solos y juntos para sorprender a sus invitados

Cuando cada detalle de la boda ha estado en dos cabezas a la vez, cuando cada sorpresa o ilusión se ha vivido con la misma intensidad en dos corazones al mismo tiempo, cuando todo ha sido supervisado por cuatro ojos y preparado por cuatro manos, cuando todo ha fluido y ambos son parte del otro, nada puede salir mal.

Raúl Pageo

Víctor y Juanjo organizaron juntos y unidos su boda, todo fue preparado bajo un silencio cómplice, sin la ayuda de amigos y familiares, para poder sorprenderlos. Se acompañaron en todo el proceso. Eligieron juntos sus trajes, se ayudaron a vestirse y rodaron juntos hasta el altar montados cada uno en la misma bicicleta con la que repartieron sus invitaciones en el video del “save the date”.

Raúl Pageo

“Todo fue desde el principio. Nos gustaba mucho la idea de vivir cada minuto de nuestra boda juntos. Comenzamos comprándonos juntos el traje. ¿Qué mejor opinión que la de tu propio futuro marido? Y decidimos vestirnos juntos, ayudándonos el uno al otro. De ahí, ya partieron todas las demás ideas, llegar juntos a la ceremonia y  repartir los detalles a los invitados juntos para tener un mayor acercamiento con ellos”, comenta Víctor. Cuando todo sucede así, el día más importante de tu vida avanza con la inercia y la sencillez de una rueda de bicicleta. Todo es especial, pero nada se escapa a lo esperado. Tan sólo la entrega, cariño, emoción y alegría de los invitados puede mejorar lo tantas veces soñado por los novios.

juanjo + victor CINEBODA from Cineboda

No ocurrió lo mismo con amigos y familiares, quienes desde el primer momento vivieron entusiasmados, entre risas y llantos, un enlace diferente donde los novios sustituyeron los padrinos por madrinas, cuatro amigas íntimas; el coche de bodas por bicicletas, el seating plan por margaritas gigantes en las que cada pétalo pertenecía a un invitado, la tarta nupcial por postre y sin corte, y el tradicional vals por un swing, “Sing, sing, sing” de The Andrews Sisters, con coreografía propia, bastón y bombín. Y para terminar, bailarinas para todas, cigar corner, candy bar y mucha diversión para todos.

Traje de los novios: Enzo Romano

Zapatos: Ángel Infantes

Gemelos: Adolfo Dominguez y Swarosky

Lugar de la celebración:  Hacienda Real Los Olivos

Música: Cuarteto de Cuerda Ensemble Testore

Fotografía: Raúl Pageo

Vídeo: Cineboda

 

Visto 531 veces